Oportunidad de transformación: las mujeres en la manufactura mexicana

March 27, 2014

By:

Conforme las compañías manufactureras mexicanas buscan a las mejores y más bri- llantes personas para que ocupen puestos en sus plantas y oficinas, buscarán reclutar más mujeres en sus filas. Para darnos una idea de cómo va esta transición, The FABRICATOR en Español habló con tres mujeres para saber cómo se involucraron en sus empleos actuales en la manufactura y cómo ven el cambio en una industria que sigue estando dominada por hombres.

El antiguo dicho que describía la ideología de género prevaleciente en la cultura mexicana—las mujeres en el hogar y los hombres en la plaza—suena menos convincente pues las mujeres mexicanas se están convirtiendo en un elemento cada vez más importante en esa fuerza laboral. Particularmente, mientras la manufactura sigue viviendo un boom en la economía mexicana actual, más mujeres están “saliendo de la casa” y yendo a la fábrica.

Aun cuando hay numerosas razones para esta tendencia, quizás la más significativa sea el surgimiento de México como una potencia manufacturera global. De acuerdo con un reporte del Boston Consulting Group citado en Business Week, México tiene cuatro ventajas clave que están impulsando este desarrollo:

  • Los salarios de manufactura, ajustados para una productividad superior de los trabajadores, es muy probable que sean 30 por ciento más bajos que en China para el 2015.
  • México tiene más tratados de libre comercio que cualquier otro país en el mundo. El Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) le da a los bienes mexicanos fácil acceso al mercado más grande del mundo, Estados Unidos, así como a Canadá. Pero eso no es todo. México tiene tratados de libre comercio que abarcan 44 países. Eso es más que Estados Unidos (20) y China (18) juntos.
  • La manufactura Mexicana tiene una ventaja significativa en los costos de la energía.
  • Los grupos industriales están creciendo, especialmente en el área automotriz, de los electrodomésticos y línea blanca y aeroespacial.

Debido a que la manufactura representa el 35 por ciento del producto interno bruto de México, estas ventajas están soportando el crecimiento económico general, y facilitando el surgimiento de la clase media mexicana. Todo esto es particularmente una buena señal para las mujeres.

Un estudio de la Universidad de Nuevo México sobre las gerentes mexicanas apunta al cambio organizacional también como un soporte para el aumento de las trabajadoras: “al mismo tiempo que la proporción de mujeres está aumentando en la fuerza laboral, algunas organizaciones mexicanas están cambiando del

modelo tradicional autocrático a un modelo contemporáneo menos jerárquico, más participativo. Hay evidencia de que la ideología gerencial mexicana puede estar cambiando lentamente con la entrada de corporaciones multinacionales, con la ocupación de puestos profesionales por mujeres y con el predominio de las mujeres en empleos de maquila en las industrias de la frontera de Estados Unidos-México. Esos cambios señalan una oportunidad para los estilos gerenciales no tradicionales y podría facilitar el movimiento de más mujeres hacia posiciones de más alto nivel”.

A pesar de dichos desarrollos, el sector manufacturero sigue viéndose como el dominio mayoritario de los hombres. (Por ejemplo, el porcentaje de mujeres en la manufactura mexicana ha permanecido relativamente estable entre el 18 y 19 por ciento, incluso después de la adopción del TLCAN.) Basta con recorrer FABTECH o FABTECH Mexico para ver el predominio de los hombres; pero éste es un fenómeno norteamericano, no sólo mexicano.

Sin embargo, la naturaleza altamente competitiva del sector manufacturero global ha hecho imperativo para las organizaciones reclutar al mejor talento disponible, sin importar el género. De esta manera, el número de mujeres buscando oportunidades en ingeniería y manufactura sin duda está aumentando, a pesar de la presencia de los obstáculos tradicionales.

Tres ejemplos

Para darnos una idea de cómo les está yendo a algunas mujeres en esta travesía, The Fabricator entrevistó a tres mujeres mexicanas que han hecho carreras exitosas en el sector manufacturero:

  • Myrna Reyes, doctora, ingeniera en aplicaciones de investigación y diseño (R&D) de TRUMPF North America
  • Esmer Loredo, gerente, Precision Mold and Tool South y PMI International Servicios de Exportacion
  • Rosario Soto, directora de distribución, DISMA Metalmecánica

Sus respuestas son esperanzadoras y alentadoras, reconociendo progreso entre las mujeres en la manufactura, pero señalando la necesidad de más crecimiento.

¿Qué fue lo que la atrajo de la manufactura para trabajar en esa industria?

“Con frecuencia la gente no sabe qué esperar de las mujeres en puestos que tradicionalmente han sido ocupados por hombres, por lo que hay un esfuerzo y un reto para demostrar nuestra valía. Esto aplica para cualquiera que empiece en un puesto nuevo, pero como mujer puede ser más difícil hacerse de credibilidad y ser reconocida por sus contribuciones a una organización o a un proceso.

-- Myrna Reyes, TRUMPF North America

Reyes: el ambiente de la manufactura siempre ha sido emocionante y atractivo para mí. Esta carrera me permite involucrarme en el concepto, diseño, pruebas y producción de resultados tangibles que cumplen un ciclo desde el concepto hasta la conclusión. Mi compañía además me ha dado la oportunidad de involucrarme en ventas, post-ventas y expos, trabajando con clientes y dando capacitación para el uso de máquinas. Esta parte de mi trabajo es emocionante y diferente, lo que lo hace muy placentero.

Loredo: trabajé para un fabricante de ropa durante algunos años como supervisora de línea. Durante el tiempo que trabajé allí, las compañías estadounidenses empezaron a mandar trabajo a China. Poco después perdí mi trabajo, así que cuando busqué un nuevo trabajo sabía que quería quedarme en la industria manufacturera para seguir desarrollando mis destrezas. Cuando me contrató Precision Mold and Tool, era una compañía muy nueva. Trabajar con ellos también me atrajo porque no sólo era una compañía manufacturera, sino que además estaba en sus inicios, lo que me permitiría entrar a la planta de producción y ayudar a desarrollarla al siguiente nivel.

Soto: mis intereses y mi curiosidad por el mundo en que vivimos me motivaron a viajar a muchos países, especialmente de África y Latinoamérica. Mi experiencia específica en estos países y el conocimiento de los mismos me dio acceso al mundo industrial, con enfoque especial a las exportaciones a países en vías de desarrollo, o a países con necesidades en industrias manufactureras básicas.

¿Qué camino siguió, desde la escuela hasta la profesión, para llegar a donde se encuentra actualmente?

Reyes: cuando era joven y estaba tratando de determinar lo que iba a estudiar, estaba entre ingeniería y arquitectura. Me gustaban los elementos creativos detrás de construir cosas y me interesaba cómo funcionan las cosas. Al final, la ingeniería fue la opción más atractiva para mí. A partir de ahí me enfoqué hacia la ingeniería industrial y de sistemas porque me interesaban la línea y flujo de producción, la administración de tiempo, y trabajo similar enfocado a procesos. El estudio de la ingeniería industrial naturalmente me condujo a un ambiente de manufactura. Mi maestría en control de contaminación ambiental con enfoque industrial, y mi doctorado en electroquímica me dieron oportunidades en la investigación y desarrollo, y experiencia útil en metalurgia. Estos antecedentes quedaron bien para el departamento de ingeniería de TRUMPF, donde trabajo en aplicaciones de investigación y diseño y láser.

Loredo: mi educación ha sido estrictamente práctica. Empezando en PM&T, ayudé a desarrollar un sistema para soportar la contabilidad de costos, así como para organizar un nuevo nivel de recursos humanos. También aprendí procesos de manufactura, desde diseño de partes hasta construcción de moldes hasta el producto final. Además, hice nexos profesionales con muchos ingenieros dentro de nuestra industria.

Soto: mis antecedentes académicos, mis ideales personales y la cultura en la que crecí no estaban relacionados con la tecnología industrial. Sin embargo, una vez que empecé a trabajar en el negocio, descubrí con asombro lo creativo y beneficioso que era el trabajo en el sector manufacturero. Como consecuencia, estudié y me capacité para ser una “consultora” buena y responsable para quienes necesitan máquinas y hacen proyectos industriales en la industria del formado de metales.

¿Qué piensa sobre estar en una industria donde los hombres ocupan la mayoría de los empleos?

Reyes: al principio puede ser difícil. Con frecuencia la gente no sabe qué esperar de las mujeres en roles que tradicionalmente han sido desempeñados por hombres, por lo que hay un esfuerzo y un reto para demostrar nuestra valía. Esto aplica para cualquiera que empiece en un nuevo puesto, pero como mujer puede ser más difícil ganar credibilidad y ser reconocida por sus contribuciones a una organización o a un proceso. Sin embargo, una vez que se está bien establecida, pienso que ser mujer puede ser una ventaja. Muchos de nuestros clientes se sorprenden de ver a una mujer tan familiarizada en el trabajo con máquinas y en la operación de las mismas, pero cuando empiezo a contestar las preguntas técnicas, la gente pronto empieza a valorar lo que digo. Me mantengo en una industria donde los hombres son mayoría y como resultado es más difícil que se olviden de mí, por lo que tiendo a tener un mayor impacto. Después de todo, siempre me recuerdan. Poder hablar de manera fluida en español y en inglés, especialmente en un nivel técnico, también me ha ayudado a ganar una mejor reputación en otras filiales y en otros países. Ser mujer en esta industria tiene sus retos. La gente te trata de forma diferente, pero también te respetan y en realidad puede ser divertido ser una de las pocas mujeres entre los hombres.

Loredo: el panorama manufacturero ha cambiado a través de los años, y las mujeres se han involucrado más en el campo. Solía ser más difícil para las mujeres tomar un rol de liderazgo en la manufactura, pero con el aumento de oportunidades educativas para las mujeres en campos como la ingeniería y la manufactura, estamos viendo más y más mujeres unirse a sus contrapartes masculinas en la planta. A veces es difícil ser una de las pocas mujeres en mi trabajo, pero sólo hace que me sienta más orgullosa de saber que soy lo suficientemente fuerte y resistente para manejarlo.

“El panorama manufacturero ha cambiado a través de los años, y las mujeres se han involucrado más en el campo. Solía ser más difícil para las mujeres asumir un rol de liderazgo en la manufactura, pero con el aumento de las oportunidades educativas para las mujeres en campos como la ingeniería y la manufactura, estamos viendo más y más mujeres unirse a sus contrapartes masculinas en la planta”.

--Esmer Loredo, gerente, Precision Mold and Tool South

Soto: ser una mujer profesionista en la industria de los metales es un reto que demanda trabajo duro y honestidad, pero también es muy gratificante cuando te aceptan y te reconocen por tus contribuciones.

¿Qué consejo les da a las mujeres que están considerando un empleo en la manufactura?

Reyes: ¡háganlo! Busquen cursos en ciencias, tecnología, ingeniería y matemáticas (STEM) que les interesen. Al principio podrían parecer difíciles, pero no se desanimen. Su educación es importante y las preparará para una carrera interesante y gratificante. La inddustria manufacturera brinda una excelente manera de ganarse la vida y opciones de carrera interesantes con mucho espacio para crecer y avanzar. El viejo concepto de la manufactura como un ambiente oscuro y sucio es una idea falsa. La manufactura de hoy es limpia, eficiente y altamente técnica. Busquen oportunidades para visitar estas instalaciones. Al final, valdrán la pena sus esfuerzos.

Loredo: mi consejo para las mujeres que quieran entrar a la industria manufacturera es saber que la manufactura es un campo muy emocionante y creciente. Hay oportunidad de aprender algo nuevo cada día. Ser igual a nuestras contrapartes masculinas con respecto a posición laboral y sueldo es una gran satisfacción, no sólo en la manufactura, sino también en cualquier industria. Es asombroso ver cómo ha cambiado el mundo en las décadas pasadas, especialmente en la fuerza laboral. El movimiento feminista realmente abrió las puertas para que las mujeres se expandieran más allá del trabajo administrativo.

Soto: mi consejo es que las mujeres que estudian carreras técnicas o que están buscando trabajo en el sector industrial, no deben ponerse límites ni dejar que su ambiente se convierta en un obstáculo para crecer. Los logros de las mujeres en la manufactura son muy factibles; ellas necesitan llevarlos a cabo con conocimiento, capacidad y calidad profesional y personal.

¿Usted ve que hay más mujeres en puestos altos que cuando usted empezó? De ser así, ¿por qué?

Reyes: sí, pero las mujeres siguen estando sub-representadas. Por todo el país y en todos los niveles, hay muchos puestos disponibles para quienes estén calificados. Las mujeres son tan capaces y adecuadas para estos puestos como los hombres. Sólo necesitamos hacer un esfuerzo para animar a las nuevas generaciones para verlo como un camino profesional y reconocer a las mujeres que están subiendo de nivel como modelos de rol. Ha aumentado el número de mujeres que buscan carreras en el área de las ciencias, la tecnología, la ingeniería y las matemáticas, pero seguimos estando sub-representadas. Conforme esto cambie, pienso que veremos todavía más mujeres en puestos de nivel superior. ¡Estamos trabajando en eso!

Loredo: mi compañía me dio la oportunidad de crecer como empleada y persona. Cuando entré era principiante. Tomé la antorcha que me pasó nuestra CEO y corrí. Creo firmemente que toda mujer que desee tener éxito en su carrera puede y debe tomar “la antorcha” y correr. Es como el juego olímpico que nunca termina. Las mujeres pueden tomar la antorcha y hacerla más grande, más brillante y muy exitosa.

Soto: realmente no. En el sector metalmecánico no veo un aumento significativo en el número de mujeres con puestos directivos, especialmente entre los OEM y los distribuidores. Se puede ver esto simplemente viendo los registros de visitantes a expos como FABTECH. El número de mujeres que asisten a esas exposiciones y que realmente están involucradas en la toma de decisiones sobre maquinaria es casi nulo.



Marty Weil

Contributing Writer
28 Crabapple Lane
Asheville, NC 28804

More in Shop Management from TheFabricator.com

comments powered by Disqus