Jaguares, caballos y pollos: ¡Por Dios!

Productos de calidad y vecindad son parte integral de la cultura en NCS Jaguar

February 7, 2011

Los hermanos Toscano—Enrique, Antonio, Roberto, y Ricardo—hicieron grandes renovaciones a un rancho de caballos en Espíritu Santo, unos 56 kilómetros al oeste de la Cuidad de México, y ahora la instalación NCS Jaguar es conocida más por sus fabricaciones metálicas de calidad que por los animals que siguen viviendo en los terrenos.

Jaguares, caballos y pollos: Por Dios! - TheFabricator.com

Figure 1: La propiedad de NCS Jaguar en Espíritu Santo, México, tiene reminiscencias de una hacienda e incluye una caballeriza y una finca agrícola.

A primera vista las oficinas de NCS Jaguar, ubicadas en Espíritu Santo, zona montañosa 35 millas al oeste de Ciudad de México, podría parecer más un refugio para descansar que una casa matriz con capacidad avanzada para procesamientos metálicos y una sofisticada cartera de clientes. La compañía, que produce estantería metálica según especificaciones de los clientes para las industrias de informática y de telecomunicaciones, está ubicada en una finca cuyo anterior propietario usaba como caballeriza (vea la Figura 1).

Los hermanos Toscano -Enrico, Antonio, Roberto y Ricardo- propietarios de NCS Jaguar hicieron extensas renovaciones a la propiedad y tienen como primer objetivo mantener vivo el espíritu de la anterior residencia que su compañía actualmente ocupa.

Aunque la propiedad no es una verdadera hacienda histórica, tiene aún tales cualidades y permanece, por lo menos a menor escala, como una hacienda de trabajo. El nombre de la pequeña granja ubicada en el lote se llama Ocote del Valle. “Ocote” es un tipo de árbol, y “del Valle” porque está en un valle.

Allí, caballos, ovejas y pollos ya son parte del terreno, y pronto se agregarán conejos a la mezcla. Un cuidador a tiempo completo, Homero Guzmán, está a cargo de la reserva de animales salvajes.

Espíritu comunitario

Al igual que las haciendas de México, esta finca campestre tiene hasta su propia leyenda imaginativa. De hecho, los lugareños cuentan haber visto esferas multicolores de fuego, que atribuyen a las almas que deambulan por la propiedad. También algunos empleados dicen haber presenciado estos espíritus ardientes.

Para los hermanos Toscano es importante lograr que NCS Jaguar sea un buen vecino corporativo y una parte integral de la comunidad.

Por ejemplo, “estamos comprometidos a ejercer una administración armónica con el medio ambiente”, dice Antonio, director de la compañía.

También dijo que seguir la tradición de realizar cultivos en la granja, aunque en pequeña escala, ayuda a que la compañía se integre en la comunidad de una manera informal. Mencionó que los huevos de gallina se venden a los empleados, y las ovejas se venden a los lugareños.

Muchas facetas de la actividad comercial

Pero la principal actividad desarrollada en esta ex residencia campestre no es agrícola. Es manufacturera.

Cuando se incorporaron en junio de 1997, los hermanos Toscano eligieron un nombre comercial que reflejara el del jaguar, el felino más popular en el hemisferio occidental. Es un animal venerado por la población indígena de México por su fuerza y belleza.

Jaguares, caballos y pollos: Por Dios! - TheFabricator.com

Figure 2: El gerente general de NCS Jaguar (izquierda) habla con uno de los dueños de la compañía, Antonio Toscano.

El precursor de NCS Jaguar también importaba estantes para equipos de informática y telecomunicaciones. Pero los Toscano se dieron cuenta de que para permanecer competitivos en el mercado necesitaban encontrar una manera más eficiente de importar sus productos.

Su situación comercial requería que importaran grandes cantidades de productos sin muchas configuraciones diferentes. Pero tuvieron problemas. A menudo recibían entregas dañadas durante el transporte, tenían problemas por asuntos de espacio en las bodegas y enfrentaban otros obstáculos comerciales.

Todo esto indujo a los hermanos a la decisión de que sería mejor fabricar sus propios productos. Y así nació NCS Ja-guar. Antonio y Enrique están involucrados más directamente en todas las decisiones sobre negocios. Roberto y Ricardo son propietarios que participan en juntas directivas mensuales y en toma de decisiones estratégicas, pero están involucrados diariamente en otros proyectos fuera de la compañía.

La empresa, que tiene ahora unos 55 empleados, presta servicios a tres ca-tegorías de clientes que son los centros de datos, los usuarios de infraestructura de redes, y las compañías de telecomunica-ciones.

NCS Jaguar estableció recientemente una oficina en San Diego para prestar servicio a clientes de EE.UU. en California Sur, Arizona y Nevada.

Ventajas y expectativas

“Tenemos dos ventajas competitivas principales”, dijo Antonio (vea la Figura 2). “La primera es ser capaces de proporcionar soluciones de especialidad con corto plazo de entrega y con muy alto nivel de calidad, y la segunda ventaja que aportamos es una relación costo/beneficio competitiva”.

Entre los clientes de NCS Jaguar hay compañías de alto perfil tales como HSBC de México, Alcatel–Lucent y Metro-Bus. El año pasado fue duro para los negocios; pero las cosas comenzaron a repuntar en la segunda mitad de 2009, sana tendencia que continúa en 2010.

“El resultado general del año pasado fue fuerte para nosotros”, dijo Antonio. “No tanto por los productos estándar, área en la que en realidad tuvimos una reducción en ventas, sino por los proyectos especiales que nos llegaron”.

Estos días, gran parte del trabajo de fabricación de NCR Jaguar se hace con TruMatic 2010R de TRUMPF.

Inicialmente la compañía se instaló en un espacio industrial pequeño, y los trabajadores tenían que ensamblar componentes y piezas hechas a especificación por fabricantes contratistas.

“Sabíamos que teníamos potencial”, recordó Antonio. “Ganamos impulso alrededor de 2003, cuando rediseñamos el producto y dedicamos esfuerzos extra a la parte de ventas. Y ahí fue cuando comenzamos a comprar maquinaria para fabricar los productos nosotros mismos”, dijo.

Pero debido a limitaciones presupues-tarias de aquel entonces, NCS Jaguar compró equipo que resultó limitado en cuanto a versatilidad y que no era muy fácil de usar en términos de rapidez de instalación.

En 2005 los hermanos Toscano comenzaron a evaluar una nueva máquina para sus operaciones de punzado, área de la actividad que provocaba embotella-miento. Evaluaron máquinas según su flexibilidad; capacidad de realizar ciclos cortos de producción y transformarse rápido para el siguiente ciclo; disponibilidad local de servicio de mantenimiento; nivel de tecnología; y muy alto en su lista de expectativas estaba el deseo de comprar una máquina con capacidad de producción suficiente para darles apoyo durante un período de crecimiento.

“La TruMatic 2010R sobrepasó nuestras expectativas”, dijo Antonio, que agregó que la compañía espera agregar más equipo TRUMPF a su área de talleres en un futuro cercano.

“Ser capaces de fabricar un producto de muy alta calidad y que puede competir exitosamente con compañías internacionales en México nos enorgullece a todos y nos motiva a continuar en esta empresa”, dijo.



Related Companies

More in Laser Cutting from TheFabricator.com

comments powered by Disqus